Sobre Nosotros

  • icono-firma
    FIRMA

  • icono-origen
    ORÍGENES

  • icono-valores
    VALORES

triangulo-nosotros

ILLÁN ABOGADOS es un despacho especializado en Derecho administrativo, civil patrimonial, mercantil y propiedad intelectual en los sectores farmacéutico, inmobiliario, industrial, bancario y de las nuevas tecnologías. Asesoramos a nuestros clientes tanto en litigios y procedimientos arbitrales como en operaciones y transacciones.

Gracias a nuestra larga experiencia y especialización intervenimos en la resolución de los asuntos más complejos que afectan a nuestros clientes, en los que se exige una elevada capacidad técnica y especialización, implementando innovadoras soluciones jurídicas que les permitan alcanzar sus objetivos.

Nuestro equipo está formado por abogados, profesionales económicos, técnicos y personal de administración, compartiendo todos ellos los valores de esfuerzo y servicio al cliente.

La experiencia, la especialización y la eficacia son nuestros signos distintivos, buscando siempre una gran cercanía y compromiso con todos nuestros clientes.

Fundado en el año 1988, ILLÁN ABOGADOS es resultado del proyecto personal de Manuel Illán Gómez. Aunque sus orígenes enraízan con bufetes de honda tradición jurídica donde Manuel Illán tuvo la oportunidad de formarse profesionalmente.

Manuel Illán comenzó su andadura profesional en el año 1986, cuando una vez finalizada su Licenciatura en Derecho, se incorporó al despacho de su tío y maestro Pedro Gómez Marín, discípulo del ilustre abogado malagueño Emilio Baeza Medina.

Junto a Pedro Gómez dio sus primeros pasos como abogado, interviniendo en la dirección letrada de litigios en las áreas de Dº inmobiliario, civil patrimonial y administrativo, aprendiendo los rudimentos y valores tradicionales de esta profesión.

Transcurrido el necesario aprendizaje, abrió su propio despacho, el cual ha evolucionado desde una inicial vocación generalista hacia una natural especialización y concreción de sus campos de actuación, con el objetivo de prestar al cliente un servicio jurídico eficaz y de calidad.

Nuestra vocación es la abogacía, profesión que ejercemos rigiéndonos por los tradicionales principios y valores que han acompañado a este oficio a lo largo de la historia. Entendemos esta profesión como una labor artesanal y huimos de soluciones estandarizadas carentes de valor para el cliente.

No obstante, hemos sabido implementar en nuestro despacho los más modernos métodos de trabajo, a fin de prestar nuestros servicios con la máxima eficacia, pero apoyándonos siempre en los valores que entendemos esenciales para desarrollo de nuestra labor:

  • EXCELENCIA: Nuestro continuo estudio y formación nos permite afrontar con solvencia litigios y operaciones de elevada complejidad, implementado novedosas soluciones jurídicas a fin de obtener el mejor resultado para nuestros clientes.
  • EFICACIA: Nos esforzamos por ofrecer a nuestros clientes soluciones que combinen la excelencia jurídica con la imprescindible eficacia, a fin de alcanzar los objetivos marcados por nuestros clientes.
  • LEALTAD: Nuestra relación con el cliente está presidida en todo momento por los principios de lealtad y confianza, elementos esenciales en la relación abogado - cliente.
    Los clientes deben estar informados en todo momento del estado de los asuntos confiados, de los riesgos y de las posibilidades de éxito.
  • COMPROMISO: Una vez encomendado el asunto, los intereses del cliente pasan a ser los nuestros. Todo ello sin perder en ningún momento la imprescindible objetividad que debe presidir la actuación profesional del abogado.
  • INDEPENDENCIA: Nuestro despacho ejerce la defensa de los intereses encomendados con plena independencia, adoptando en todo momento las decisiones más adecuadas para nuestros clientes.